festival merida 2021
turismo de extrellas
MUJER EXTREMADURA
  • 03 ago 2021

El programa de apoyo a la mujer gitana se amplía a seis ciudades extremeñas

Gracias a la financiación del Pacto de Estado contra la Violencia de Género para ayudar al desarrollo individual y el empoderamiento de las mujeres.

19 mayo 2021

La consejera de Igualdad y portavoz de la Junta de Extremadura, Isabel Gil Rosiña, y la subdirectora general de Participación, Desarrollo Humano y Territorial de la Fundación Secretariado Gitano, Mª Teresa Suárez Vega, han presentado este miércoles la ampliación del Programa Calí con el que se pretende capacitar y cualificar a las mujeres de etnia gitana y evitar su discriminación.

Así pues, tras condenar los últimos asesinatos de violencia machista que se han producido en España, Gil Rosiña ha destacado la importancia de la prevención de este tipo de delitos y, en este sentido, el papel que desempeñan los fondos del Pacto de Estado con la Violencia de Género para ayudar al desarrollo individual y el empoderamiento de las mujeres con verdadera “vocación transformadora”.

En esta línea, la titular extremeña de Igualdad ha mencionado también los recursos de la red extremeña de lucha contra la violencia de género que se gestionan desde el Instituto de la Mujer de Extremadura (IMEX) y la publicación, este mismo miércoles en el Diario Oficial de Extremadura (DOE), de las ayudas para la recuperación integral de las mujeres víctimas de violencia de género, que por primera vez van a contar este año con una dotación económica de un millón y medio de euros.

Así, en relación con el Programa Calí, que desarrolla la Fundación Secretariado Gitano, recibirá un nuevo impulso con los fondos del Pacto de Estado y se llevará a cabo en todo el territorio regional y no solo en las dos sedes de la Fundación en Cáceres y Badajoz, como hasta ahora.

De este modo, dichos fondos permitirán que el programa se desarrolle también desde Almendralejo, Don Benito, Mérida y Navalmoral de la Mata, según informa la Junta en una nota de prensa.

A su vez, la consejera ha elogiado el trabajo que viene desarrollando esta Fundación desde el año 1982 para garantizar los derechos del pueblo gitano y, de manera especial, para evitar la doble discriminación que sufre la mujer gitana.

Igualmente, Gil Rosiña ha insistido en que “haciendo camisetas y pulseras contra la violencia de género no vamos a cambiar la sociedad”, sino que "la verdadera transformación debe llegar desde la colaboración entre las administraciones públicas y las organizaciones que trabajan en nuestra región con distintos colectivos", como es el caso de la Fundación Secretariado Gitano.

SITUACIÓN DE DESVENTAJA

Por su parte, la subdirectora general de Participación, Desarrollo Humano y Territorial de la Fundación, Mª Teresa Suárez Vega, ha señalado que la comunidad gitana, y especialmente las mujeres, parten de una desventaja en el mundo laboral por su baja cualificación y también por el rechazo y la discriminación que sufren para acceder a muchos ámbitos de la vida.

De hecho, esta situación, según ha lamentado, se ha acrecentado por la pandemia de la Covid-19, ya que las cargas de responsabilidad y las tareas de cuidado en el hogar han obligado a muchas mujeres a abandonar los puestos de trabajo, a lo que hay que sumar también la brecha digital.

A colación de esto último, la responsable ha manifestado que el Programa Calí va trabajar para empoderar a la mujer gitana y a garantizar sus derechos de forma integral, es decir, se abordarán todas estas áreas desde la perspectiva de lo social, lo laboral y lo personal.

Asimismo, el programa tendrá tres ejes principales: el que está centrado en la mujer gitana; otro relativo a los recursos y servicios públicos y privados; y un tercer eje orientado a la comunidad gitana y a la sociedad en general.

De la misma forma, el programa se marca tres objetivos, el primero de los cuales será fomentar las habilidades sociales y las capacidades laborales de las mujeres gitanas, por una parte mediante itinerarios individualizados y, por otra, trabajando de forma grupal.

Un segundo objetivo será incorporar la igualdad de trato y evitar el “antigitanismo” en Extremadura, así como la asistencia a víctimas de discriminación, especialmente a mujeres que hayan sido víctimas por su doble condición de mujeres y de etnia gitana.

Por último, según el Ejecutivo regional, el tercer objetivo sería prevenir y empoderar a las mujeres gitanas atendiendo situaciones de violencia de género, además del desarrollo de acciones de sensibilización hacia la sociedad en general y a agentes clave en particular.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. mujerextremadura.es se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a mujerextremadura.es

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.